Calentitos y buñuelos

Por Tocina y Los RosalesPublicacionesCon 1 comentario

No solo después de una noche de feria y de madrugada sientan bien... Los calentitos que también a la voz de churros, porras, tejeringos o tallos van a poner orden en esos estómagos un tanto enloquecidos por los "jaleos" de feria.

Unos dulces que se comen solos y que nos va a endulzar esos despertares al alba. Solos o en compañía y digo compañía por que cada vez que los degustamos, asistimos a las mejores bodas de "madrugá" con un enlace matrimonial entre calentitos o buñuelos y chocolate y que van a celebrar su luna de miel en nuestro paladar.

Cortados a mano y haciéndolos bailar con maestría, al igual que una marioneta se mueve con palos, les damos vueltas y vueltas sobre el oro líquido bien "calentito" hasta que ellos mismos se sonrojan para que los saquemos en su punto y luego maquillarlos con azúcar en espera de la ceremonia nupcial con su querido chocolate... Que aproveche.

Calentitos